domingo, 9 de marzo de 2014

Bajo tu mesa

Hoy ha habido pocos clientes en el trabajo, puedo decir que me he aburrido un poco...y aunque siempre te tengo muy presente, mi Señor, en esos instantes, en la barra del bar, aburrida, entre café y café, mi mente iba evocando, recreándome en los recuerdos. 

Te imaginaba en ese momento en tu despacho, trabajando, muy concentrado.
Con tus papeles, apuntes y libros. Y deseaba estar allí, bajo tu mesa...

Como el otro día cuando me llevaste de repente desde el salón casi tirando de mi y me hiciste meterme bruscamente ahí debajo. Allí, agachada y arrodillada, y con la cara enterrada entre tus piernas no podía hacer más que dejar que me usaras. Sacando mi lengua, lamiendo y abriendo mi boca para que me la follaras apretándome contra tu polla con fuerza. Sin apenas respirar...concentrándome en dar placer a mi Dueño...

...hasta recibir el mayor de los placeres en mi garganta.


Y así es como, deleitándome con ese recuerdo, sentí mi propia humedad, y las palpitaciones en mi sexo necesitado de ti.

En el baño del trabajo, mis dedos juguetones quisieron comprobar mi estado, mientras los otros disparaban la foto para poder mostrarte ese momento exacto, esta imagen. 

El instante de placer de los recuerdos y la dulce tortura de soportar la espera, mi Señor


Besos
Moët

2 comentarios:

  1. RECUERDOS QUE TU CUERPO REVIVEN...
    UN BESAZO MOET CHANDON!!!

    ResponderEliminar
  2. No sabes como comparto esas vivencias..........cuando el recuerdo, y la realidad se mezclan ........y nuestro cuerpo responde....
    Saludos

    ResponderEliminar