sábado, 29 de marzo de 2014

Tarde de domingo


Marcas recién hechas. Día 1

"Qué sadismo qué brutalidad! Yo nunca soportaré lo suficiente para tener esas marcas."


Es quizás lo que yo pensaría al ver esas fotos con estos moretones.


Pero son MIS pechos y YO MISMA he provocado ese color. Ahora, en frío, me parece casi irreal. Me miró y remiro en el espejo del trabajo. Mi vista se pasea por mis pechos marcados,uno más que el otro. Paso mis dedos suavemente sobre el moratón más grande. Lo rozo con cariño, recordando.... 


Elevo la mirada y me veo en el reflejo. Aún tengo la boca abierta que se transforma en una sonrisa pícara de niña traviesa.



No sé muy bien cómo hemos pasado anoche de hablar por teléfono de mil cosas a empezar a azotarme el culo a mí misma con la espátula de madera de la cocina. Pero está tan reciente que puedo escuchar claramente tu voz dándome las órdenes. "quiero escuchar cómo te azotas mi perrita". 


Estaba deseando que jugaras conmigo así que me dispuse a disfrutarlo al máximo mi Señor. De repente ahí estaba arriba y abajo sobre mi plug, colocado estratégicamente sobre la tapa del wc, sintiéndome llena... Han continuado los azotes en mi trasero, que me excitaban mucho, pero nada como cuando me has ordenado darme la vuelta y seguir cabalgando, pero esta vez azotándome las tetas. No has tenido que decir mucho más.  


Marcas Dia 4


A cada golpe sobre mis pechos, gemía , incapaz de parar de moverme. Sentía cada azote como un latigazo. Seguía arriba y abajo una y otra vez. Escuchándote susurrándome en el oído, y azotándome. 

En un pecho...en otro. Me duele, y siento el picor. Pero es un dolor tan.....mmm...no hay palabras para describir las miles de sensaciones que siento en ese espacio tan corto de tiempo, tan intenso! Y eso que no te tengo aqui, pero estás tan presente sólo con tu voz, que eso me basta para hacer todo lo que ordenes. 


Sigo golpeándome. No es muy fuerte, pero me hago daño. Así te lo digo, y sé que disfrutas con mi placer, con mi dolor. Mis pechos se están poniendo rojos por segundos, y sigo azotando. Solo soy una marioneta que se complace viendo como mueves mis hilos... siguiendo tus órdenes.... y así hasta el paraíso.
Besos, Moët

miércoles, 19 de marzo de 2014

Un paso mas


Desde que me puse en sus manos su norte ha sido siempre verme crecer y evolucionar como sumisa. 

Quien haya seguido este blog podrá ver como así ha sido. 

Mi siguiente escalón es tener una hermana. Una hermanita, sumisa como yo, con quien poder jugar, en quien confiar y con quien ser cómplices a las órdenes de mi Dueño.


He de reconocer que siempre me ha picado la curiosidad. Es algo que siempre ha estado ahí, latente: la atracción hacia las mujeres ¿Qué sentiré? La sola idea me atrae… Imagino cómo puede ser sentir unos labios femeninos en los mío, notar las manos de otra mujer sobre mi cuerpo… y siento un cosquilleo de excitación dentro, pero al mismo tiempo me entran dudas. ¿y qué sentiré yo al tocar a otro cuerpo similar al mío? ¿Sentiré al hacerlo la excitación que siento al imaginarlo?

Fantaseo con esa idea, pero estoy temerosa de ir más allá. No sé cómo será, ni qué sentiré en esa situación tan nueva para mí. Además están los celos...¿Y si ella le gusta más a mi Señor que yo? ¿Y si dejo de ser la elegida, la niña bonita, para convertirme en tan solo otra concubina esperando que me regale unas migajas de su tiempo mientras su atención está destinada a disfrutar la novedad de otro cuerpo? 

Por primera vez, no sé si seré capaz de dar este siguiente paso.

Pero Él, como siempre, poco a poco me lleva y ya me ha ordenado hacerme un arnés en el que colocar uno de mis juguetes eróticos de última adquisición. Quería que yo misma me viera con él colocado, listo para usarlo, y que imaginara cómo podría usarlo con mi hermanita.

De esos instantes de preparación para dar ese paso adelante, han salido estas fotos, que ahora comparto con vosotros. 

Una sesión, os lo susurro al oído, de lo más estimulante…

Besos,

Moët

domingo, 9 de marzo de 2014

Bajo tu mesa

Hoy ha habido pocos clientes en el trabajo, puedo decir que me he aburrido un poco...y aunque siempre te tengo muy presente, mi Señor, en esos instantes, en la barra del bar, aburrida, entre café y café, mi mente iba evocando, recreándome en los recuerdos. 

Te imaginaba en ese momento en tu despacho, trabajando, muy concentrado.
Con tus papeles, apuntes y libros. Y deseaba estar allí, bajo tu mesa...

Como el otro día cuando me llevaste de repente desde el salón casi tirando de mi y me hiciste meterme bruscamente ahí debajo. Allí, agachada y arrodillada, y con la cara enterrada entre tus piernas no podía hacer más que dejar que me usaras. Sacando mi lengua, lamiendo y abriendo mi boca para que me la follaras apretándome contra tu polla con fuerza. Sin apenas respirar...concentrándome en dar placer a mi Dueño...

...hasta recibir el mayor de los placeres en mi garganta.


Y así es como, deleitándome con ese recuerdo, sentí mi propia humedad, y las palpitaciones en mi sexo necesitado de ti.

En el baño del trabajo, mis dedos juguetones quisieron comprobar mi estado, mientras los otros disparaban la foto para poder mostrarte ese momento exacto, esta imagen. 

El instante de placer de los recuerdos y la dulce tortura de soportar la espera, mi Señor


Besos
Moët