jueves, 13 de junio de 2013

La Serie Azul


Esa sensación de ponerse un vestido nuevo, corto y fresco…y sentirse sexy y apetecible y desear que Él te vea….esa es la sensación que tuve cuando estrené un vestido azul y zapatos de tacón.  Sensación que me acompañó durante aquel sábado, soleado día de primavera festivo en mi calendario, y que quise repetir en el trabajo al día siguiente. Así se lo hice saber a mi Señor.

Ese día tras la barra hacía muchísimo calor y tuve que quitarme las medias para estar más cómoda. En cuanto hablamos le dije lo que llevaba puesto y no tardó mucho en ordenarme que me quitara, además, la ropa interior y así lo hice. Fui al baño entre cliente y cliente…. me quite las braguitas y volví a ponerme a trabajar…bien fresquita. 


Sentí un rubor que me adornaba la cara, al notarme medio desnuda, aunque fuera imperceptible para los demás. Al mismo tiempo, me sentía muy cómoda…nada me molestaba por ahí abajo, y la sensación de no llevar nada y sentir el roce del vestido en los muslos y el culo era muy agradable, Incluso estuve un rato hablando con un cliente en la puerta del bar disfrutando de la brisa de la tarde; se me colaba entre las piernas y me cosquilleaba un sexo que, debido a la situación, estaba húmedo.

Cada vez que tenía que inclinarme para coger algo de alguna cámara, dentro de la barra,  sentía que me exponía totalmente y eso, aunque nadie pudiera verlo por el lugar donde estaba, me resultaba de lo más excitante. Del mismo modo, cada vez que tenía que agacharme para pasar bajo la barra al entrar o salir. En esos segundos, en un despiste, algún cliente podría ver que no llevaba nada debajo….y…qué pensarían….que era una fresca, una guarra….una…cualquiera. Y así era exactamente como me sentía, como una auténtica puta, y me gustaba.

Cómo no….mi Señor me pidió fotos con el vestido…fotos que demostrasen que no llevaba nada debajo. Y así surgió la Serie Azul de la que, a continuación, os dejo una muestra.

Besos, Moët.



No hay comentarios:

Publicar un comentario